Social Media: las redes sociales, una obsesión muy real

túatú - Social Media: las redes sociales, una obsesión muy real

A nadie sorprende a estas alturas que las redes sociales, que tanto se han inmiscuido en todas las parcelas de nuestra vida, se hayan convertido en objeto de estudio por parte de psicólogos y médicos. Un reciente artículo del Washington Post a cargo de la periodista Katherine Boyle expone la adicción a las redes sociales como una realidad palpable, de la que prácticamente ningún usuario está a salvo, y que en algunos lugares ya ha dado pie a que se analice seriamente, utilizando una escala para medir el grado de dependencia. No obstante, el profesor de psicología Larry Rosen acota un poco más la definición: para él, el uso constante de las redes sociales, sin poder dejarlas a un lado, no sería tanto un adicción como una obsesión, una vía de escape para reducir la ansiedad.

La ansiedad, al fin y al cabo, es uno de los grandes males de nuestro tiempo. En un mundo en el que parecemos estar eternamente corriendo para superar a los demás, para llegar a una meta que sitúa frente a nosotros pero que siempre parece un poco más inalcanzable, resulta inevitable acabar sufriéndola. Las redes sociales y su burbuja, dentro de la que podemos meter sólo a aquellas personas con las que queremos estar en contacto, suponen una manera de reducir esa angustia. El tiempo que permanecemos en ellas es tiempo en los que la ansiedad se ve refrenada, y por ello, como un mecanismo que poco a poco se va convirtiendo casi en un reflejo, acaba surgiendo la obsesión, la necesidad constante de estar allí.

La comunicación online 2.0 exige estar siempre atentos a las redes sociales, a lo que nos muestran, a las conexiones que nos permiten establecer. Pero también hemos de saber ponerles freno y evitar que se conviertan en sustitutas de otro tipo de interacción, directa y cercana, que poco a poco se va viendo absorbida.