Creatividad: conseguir una marca icónica

logo lego

Uno de los mayores éxitos que puede conseguir un creativo en comunicación de marketing es el de crear una marca icónica. La capacidad de que un símbolo que identifica a una marca acabe implantándose en la memoria colectiva con valores asociados, convirtiéndose en algo totalmente reconocible de un solo vistazo, es la principal baza que puede tener un producto. Nike, Coca Cola, Lego, Apple... son ejemplos que todos conocemos de iconos que no necesitan presentación, ni siquiera estar al lado de aquello que anuncian. En cuanto los vemos por la calle, en una película, en una revista... sabemos inmediatamente qué representan, y toda una oleada de significados e incluso sentimientos acude a nuestra mente.

¿Cuáles son los secretos para conseguir una marca icónica? En primer lugar, como hemos comentado, es importante que no se limite a publicitar, sino que transmita. Debe representar algo muy concreto: cultura, valores... Es en lo que tanto se esfuerzan Coca Cola, por ejemplo, o Apple, por retomar los ejemplos citados: simbolizan una forma de encarar la vida, más aun que un producto concreto.

Tener presencia es importante, cómo no, pero hay que saber llenarla. Crear una historia interesante, puede que incluso una que siga las reglas de la leyenda o el mito, atraerá la atención con más facilidad, será recordad y aumentará la posibilidad del boca a boca, el gran aliado del publicista y el creativo.

Ya a nivel psicológico, siempre es útil, al menos en los primeros pasos de la creación del icono, que haga alusión a esos conceptos universales que siempre resultan más llamativos y que han estado presentes desde el mismo inicio de la publicidad: la rebeldía, el sexo, el dinero, el poder. Aunque luego se amplíen o se complementen con otros valores más completos, no hay que dejar de prestar atención a estas maneras básicas de generar interés.