¿Qué incluye un plan de Relaciones Públicas?

¿Qué incluye un plan de Relaciones Públicas?

Un Plan de Relaciones Públicas es importante para conseguir los objetivos de una empresa u organización frente a su público interno y externo. 

Sin embargo, antes de idear cualquier plan de relaciones públicas, es necesario tener un amplio conocimiento sobre la organización o la empresa sobre la cual se pretende crear dicho plan.  Por ejemplo, se debe conocer sobre las debilidades/ fortalezas y oportunidades/ amenazas propias de la empresa. También se debe tener conocimiento sobre la dirección que la empresa quiere tomar. Es necesario indagar sobre Planes de Relaciones Públicas que se hayan hecho con anterioridad y los resultados alcanzados con estos planes.

Además, es fundamental que los estrategas del plan tengan conocimientos sobre el mercado al que pertenece la empresa, su estado actual y la posición de la empresa frente a ese mercado.

Una vez que se cuenten con todos los conocimientos anteriores, se recomienda comenzar un Plan Estratégico de Relaciones Públicas que incluya:

1.   Los objetivos de Relaciones Públicas

Estos objetivos pueden ser amplios o muy precisos y dependen de los objetivos de comunicación y de negocio, dentro de los más comunes están:

  • Construir y mantener una reputación.
  • Gestionar momentos de crisis para la empresa.
  • Cambiar opiniones y actitudes de diferentes públicos frente a una marca.
  • Promover productos, servicios, personas o ideas de importancia para la empresa.

2.   Las estrategias de Relaciones Públicas

Para alcanzar todos o algunos de los objetivos anteriores es necesario idear estrategias o caminos a seguir, como por ejemplo:

  • Posicionar a los representantes de la empresa en medios de comunicación.
  • Contactar influencers para aumentar la visibilidad y el valor de la marca.
  • Crear mensajes con técnica de storytelling para despertar emoción en los públicos.

3.   Las tácticas de Relaciones Públicas

Hay tácticas de Relaciones Públicas sobre las que la empresa tiene el control como puede ser:

  • creación de contenidos y community management en redes sociales
  • la creación de colecciones de libros y revistas de la empresa
  • newsletters
  • materiales audiovisuales
  • reuniones, entrevistas y discursos dentro de la empresa
  • participación en congresos y seminarios de temas de interés para la empresa
  • publicidad institucional no comercial
  • creación de sitios web y de blogs corporativos.

Mientras que hay otras tácticas de Relaciones Públicas cuyo resultado final no se puede controlar del todo.  Estas son las que una empresa o el profesional de relaciones públicas  entregan a un medio o en el que hay involucrados varios elementos y actores externos, a veces ajenos y hasta contrarios a la empresa u organización. Las más comunes son:

  • Las notas y ruedas de prensa.
  • Las relaciones con los medios de comunicación.
  • Crear un evento público para la promoción de productos, servicios o cualquier otro interés para la empresa.

4.   Cronograma, recursos y delegación de responsabilidades

 El plan de Relaciones públicas debe indicar el tiempo que se estima para la consecución de cada tarea. Además, se debe estimar los recursos que se deben gastar tanto en dinero, tiempo o personal para que cada tarea llegue a lograrse.

Finalmente, debe dejarse claro si el Plan de Relaciones públicas y sus tareas quedarán a cargo de personal interno de la empresa o de personal externo especializado como túatú, una Agencia de Comunicación Corporativa en Madrid.