Social Media: Automatizar las entradas en redes sociales. Toc, toc... ¿hay alguien?

túatú-Social Media: automatizar las entradas en redes sociales

Cada empresa es distinta a cualquier otra, por tanto su estrategia de social media ha de definirse con parámetros completamente diferentes a las demás, y siempre en función de la comunidad de usuarios que quiera llegar a alcanzar y el entorno (red social) empleado. Paralelamente a este hecho, cualquier marca quiere estar siempre presente, ser la más activa y participativa, aunque esto no siempre signifique ser útil.

Las múltiples herramientas de gestión de redes sociales permiten programar las entradas para obtener un mejor rendimiento de cada intervención, hacer que una misma noticia se propague en diferentes tramos y activar de manera continua la comunidad, pero un uso indiscriminado de ellas suele estar detrás de una estrategia mal planteada o, peor incluso, un mal profesional del medio.

Ponte en situación: sigues a una marca, y a lo largo de las horas que permaneces conectado los mismos mensajes se reproducen una y otra vez, un día tras otro. A veces te interesa uno especialmente, por lo que haces un !retweet!, incluso respondes con alguna reflexión al respecto, pero nunca hay reacciones, ni siquiera un agradecimiento a tu gesto, por lo que (en el mejor de los casos) optas por otra vía de contacto o (el caso más probable) dejas de seguirle directamente porque consideras no cumple con un mínimo de seriedad.

¿Qué lleva a usar estos recursos (por otro lado muy útiles cuando son bien empleados) sin control? Quien hace de su empleo algo cotidiano, obviando el factor humano y la cercanía que este hecho conlleva, se conforma simplemente con !estar! en la red. Por muy económico que nos pueda resultar implementar este sistema (eludiendo la intervención de una persona real), llegará un momento en que deberemos asomarnos y corresponder a nuestra comunidad.

¿Cómo hacer entonces un uso correcto?, ¿es mejor evitar los envíos automáticos? No son tácticas incompatibles entre sí, sino complementarias. En los picos de mayor audiencia deberíamos encontrarnos en disposición de responder y actuar. Justo antes de terminar con nuestra agenda diaria, únicamente entonces, podríamos programar las mejores menciones del día (aquellas más impactantes, las de mayor respuesta o las que nos interesen especialmente) durante un intervalo determinado para mantener una adecuada cobertura.

Si falla el "tú a tú", el escuchar de manera activa, entonces estamos perdiendo el norte.