Employer Branding: la huella digital de los empleados

túatú - Employer Branding: la huella digital de los empleados

Hoy en día es prácticamente imposible no tener una huella digital, más o menos marcada a lo largo y ancho de Internet. Nuestro uso de las redes sociales, foros, páginas web en general... es lo que va generando nuestro "rastro" online. Y esto puede ser decisivo a la hora de contratar empleados, y por supuesto de mantener una adecuada imagen de nuestra empresa.

Los perfiles públicos de redes como Facebook o LinkedIn (esta última, como sabemos, especializada precisamente en relaciones laborales) sirven, en muchas ocasiones, para conocer a un candidato a un puesto de trabajo en el momento en que se postula a él. Es por ello que existe una tendencia cada vez más acusada a crearse dos perfiles diferentes, uno destinado a temas laborales y otro personal, separando ambas realidades y evitando que lo que suceda en una afecta a la otra, al menos a este nivel. En cuanto a LinkedIn, las visitas e interacciones que se produzcan en esta red pueden ser determinantes para adquirir un nuevo puesto de trabajo o para iniciar relaciones de networking provechosas.

La huella digital negativa o deficiente también afecta a la empresa, en este caso con el efecto contrario. Aunque evidentemente no se puede pedir a nuestros empleados que "oculten" o desarrollen de una manera determinada su identidad particular en Internet, sí resulta adecuado que posean un perfil profesional acorde con la imagen global que queremos ofrecer, a nuestros atributos y valores. Cada uno de nuestros empleados puede ser una pequeña semilla que ayude a hacer crecer el branding empresarial y que mejore la comunicación corporativa.