5 de junio: Día Mundial del Medio Ambiente

dia-medio-ambiente

Por Asier Vázquez

El Día Mundial del Medio Ambiente es un evento anual que se lleva a cabo cada 5 de junio, y sirve para recordarnos, entre otras muchas cosas, de dónde venimos, y que es imperioso reestablecer el diálogo hace tiempo interrumpido entre las personas y la naturaleza que nos da la vida y nos circunda, y que se esconde bajo el asfalto.

Este día simboliza el compromiso real e inmediato que el ser humano debe contraer con el planeta que habita para que exista un futuro más limpio para todos, y solo tendrá relevancia y sentido si todas las personas hacemos que la vida tal y como la concebimos y el progreso económico sean compatibles con el respeto al medio, a través del único camino: la acción, y no adoptando poses, que resultan muy aparentes pero completamente inútiles.

Para ello es imprescindible comprender que una acción global no es sino el resultado directo de la conjunción de todas las voluntades sumadas una a una. De ahí la importancia de cada gesto, por nimio que pueda parecer, porque las grandes causas como la que está detrás de esta jornada solo se construyen a base de pequeñas acciones cotidianas encadenadas.

En este punto resulta necesario poner sobre la mesa asuntos como la ecología como tema transversal en la política global y local, y en consecuencia la sostenibilidad, el reciclaje y las energías renovables, o el cambio climático y la preservación de los grandes y pequeños entornos naturales.

Esta celebración universal fue establecida por la Asamblea General de las Naciones Unidas en su Resolución 2994 el 15 de diciembre de 1972, y sirvió como inicio para la Conferencia de Estocolmo, cuyo tema central fue el Medio Humano.

El Día del Medio Ambiente es uno de los principales instrumentos que las Naciones Unidas emplea para fomentar la sensibilización de la ciudadanía en todo el mundo en torno al respeto al medio ambiente. La institución transnacional aprovecha esta fecha también para captar la atención y provocar la acción de la clase política internacional.

Los objetivos que se marca la ONU en el marco de este día mundial son los siguientes: otorgarles un rostro humano a los temas ambientales, motivar que las personas se conviertan en agentes activos del desarrollo sostenible y equitativo, promover el papel fundamental de las comunidades en el cambio de actitud hacia los temas relacionados con la ecología, y fomentar la cooperación, que garantizará que todas las naciones y personas disfruten de un futuro mejor.