rsc

Relaciones Públicas, complemento de la Publicidad

Relaciones Públicas, complemento de la Publicidad

Relaciones Públicas, complemento de la Publicidad

La línea que separa relaciones públicas y publicidad es fina, pero posible de definir. Aunque son ámbitos muy parecidos, no son lo mismo. Mientras que las relaciones públicas se basan en un trabajo a largo plazo para fortalecer la relación de la marca con todos sus públicos de interés, la publicidad persigue un objetivo estrictamente comercial, que busca beneficios a corto plazo.

Otra diferencia entre ambas es el coste de inversión. Mientras que las campañas de publicidad suponen un desembolso económico mucho mayor para la empresa, las acciones que puede emprender en materia de relaciones públicas pueden resultarle muy rentables, debido a su bajo coste.

Es por eso que muchas empresas optan por basar su estrategia comunicativa en combinar la publicidad con acciones enfocadas a las relaciones públicas, aprovechando todas las herramientas y las nuevas tecnologías que tienen a su alcance.

Por qué apostar por las Relaciones Públicas: el caso de McDonald’s

Grandes empresas han optado por un modelo distinto de promoción. Es el caso de la empresa McDonald’s, que decidió hace unos años cambiar la imagen que proyectaba al público y emprender una estrategia de comunicación a largo plazo, destinada a favorecer la percepción positiva de la empresa.

El principal problema que se le presentaba a la compañía giraba en torno a la procedencia, calidad y efectos para la salud de sus productos. Para solucionarlo, McDonald’s decidió apostar por el uso de ingredientes de procedencia exclusivamente española. Y este ha sido y sigue siendo uno de los principales reclamos publicitarios de la compañía, usado con éxito en campañas como la reciente ‘Made in Spain’.

En la misma línea, apostó por cambiar la imagen de restaurante de comida rápida que ofrecía, para intentar que la gente lo asociara a los conceptos de ‘restaurante’ y ‘espacio familiar’. Incorporó más variedad de productos saludables, sobre todo en los menús orientados a los niños y empezó a ofrecer descuentos y promociones para familias o a destinar espacios a la celebración de cumpleaños infantiles.

Estas acciones fueron acompañadas de una gran campaña publicitaria y de relaciones públicas, así como del patrocinio de grandes eventos que promovían la actividad física, como los Juegos Olímpicos –cuyo patrocinio ha retirado recientemente- o la Copa Mundial de Fútbol, que continúa patrocinando.

Herramientas de Relaciones Públicas

El uso de las redes sociales es otro punto a favor de la firma americana. Cuenta con páginas oficiales en las principales redes y países en los que tiene establecimientos y todas ellas disponen de community managers que llevan a cabo una interacción muy activa con los clientes: respondiendo comentarios, promocionando las ofertas disponibles, etc.

Muy importante es también la actualización de su página web, a la que han incorporado apartados que acercan la marca al consumidor (‘En familia’) y que ofrece información transparente y detallada sobre temas que podrían ser controvertidos para la empresa, como la calidad de los productos o su compromiso social.

En esta línea, la empresa ha hecho esfuerzos en materia de Responsabilidad Social Corporativa, colaborando con varias iniciativas solidarias e implicándose a nivel medioambiental, destacando especialmente el trabajo de la Fundación Ronald McDonald.

Además, ha llevado a cabo muchas iniciativas en materia de promoción empresarial. Por ejemplo, ha realizado concursos en colaboración con grandes marcas, como Monopoly, que han generado una gran expectación; y ha emprendido campañas que se han viralizado rápidamente, como la colocación de ‘cajas de seguridad’ para guardar el móvil y estar con la familia, implantada en algunos establecimientos de Singapur.

Relaciones Públicas, apuesta segura

Como se puede ver con este ejemplo, las relaciones públicas y pueden suponer un gran empujón publicitario a largo plazo. De hecho, otras marcas han seguido apostando por ellas en detrimento de la publicidad convencional, como Abercrombie o Primark, cuyo éxito se basa en la gran afluencia de público en sus eventos de inauguración y en el trabajo con las redes sociales.

Es por eso que cada vez se hace más importante estar al día en las principales tendencias y herramientas disponibles en este ámbito. Agencias de comunicación y de relaciones públicas como túatú, son quienes mejor pueden orientar a las empresas en este sentido, creando estrategias innovadoras y creativas que consigan llegar al consumidor.

Employer Branding: ¿Qué es la responsabilidad social corporativa?

responsabilidad social corporativa La responsabilidad social corporativa, RSC,  es la responsabilidad social de la empresa que contribuye activa y voluntariamente a la mejora social, económica y ambiental ayudándose a sí misma a mejorar su situación competitiva, valorativa y valor añadido, mejorando su imagen como la de buena empresa para comprar y buena empresa para trabajar.

Mediante la responsabilidad social corporativa, las empresas tienen en cuenta los impactos de todos los aspectos de su negocio y actividades sobre empleados, clientes, comunidades locales, medioambiente, accionistas y sociedad en general.

No sólo se basa en cumplir leyes y normas, porque precisamente eso es lo que tienen que hacer todos los negocios (aunque muchos no lo hagan), sino que han de preocuparse por los aspectos antes indicados y desarrollan otras acciones voluntarias. Es cada empresa la que ha de establecer sus propios programas RSC, que forma parte del componente ético de la corporación más allá de sus cuentas de resultados.

Todo empezó en el siglo XIX cuando algunos empresarios se preocupaban por el bienestar, vivienda y caridad de sus empleados, y más tarde surge la expresión en Estados Unidos hasta que llega a Europa en los 90 buscando implicar a los empresarios en una estrategia de empleo que favoreciera la mayor cohesión social. A día de hoy, muchas empresas no están concienciadas con el RSC, pero muchas otras sí , bien porque reconocen su necesidad o porque les da una mejor imagen.

Aún queda mucho por mejorar, y de hecho no hay un estándar aceptado que mida la RSC de las empresas.