Yo Controlo

Por Avelina Frías

Nuestro deseo de ser autónomos no es nada nuevo, ya que desde que nacemos el deseo humano de autodeterminación esta claramente presente. Sin embargo, lo que sí es nuevo es el actual deseo de control personal en todos lo ámbitos de la vida como respuesta a los miedos y ansiedades relativas a los aspectos de salud, escándalos corporativos, ineptitud del gobierno, terrorismo y todas las complejidades de nuestra realidad.

Cada vez más tomamos las riendas de nuestro destino con nuestras propias manos, desde detalles tan simples como la autogestión de un billete de avión por Internet y transacciones bancarias hasta la educación autodidacta y a distancia recibida en casa, la comida orgánica cultivada por nosotros mismos y las innumerables técnicas de defensa personal.

El fenómeno social del control advierte el desarrollo de una la capacidad de independencia y autogestión individual. Esta nueva actitud ante la vida ofrece múltiples ventajas para crear nuevas reglas para el desarrollo de nuevos productos, servicios y tecnología, pero con el riesgo alejar las nuevas generaciones de la experiencia colectiva y social.