Tecnología: Asistentes virtuales para vender, no sólo para atender

túatú - asistentes virtuales En la feria Omexpo que termina hoy, varias empresas ofrecían servicios de asistentes virtuales.

Según la wikipedia, un asistente virtual es:

un personaje conversacional, generado como programa informático capaz de reconocer, al menos de forma básica, un lenguaje natural que simula una conversación para dar información y ofrecer un servicio mediante la voz o texto para los usuarios a través de Internet, un quiosco o una interfaz móvil. Un asistente virtual incorpora comprensión de lenguaje natural (PLN), control de diálogo, conocimiento de dominio (por ejemplo, acerca de los productos o servicios de una compañía o institución en un sitio web) y un aspecto visual (como fotografías o animaciones en 3D) que en los más avanzados cambian o pueden simular estados de ánimo de acuerdo al contenido del diálogo. Los métodos de interacción son de texto a texto, texto a voz el habla de texto y de voz a voz.

Al tratarse de una feria enfocada en parte importante al e-commerce, tiene sentido contar con este tipo de servicios dentro de las páginas web que pretenden atender al usuario en el proceso de compra en el que está envuelto... pero ¿y para sustituir a la fuerza comercial?

Es evidente que la experiencia del usuario mientras realiza una compra no puede ser intrusiva, so pena de perder transacciones si se le insiste mucho, pero puede ser una buena idea optimizar los asistentes virtuales para realizar ventas sugeridas o cruzadas, incluso utilizar información social para sugerir productos que hayan adquirido sus amigos de redes sociales.

¿Os gustaría saber la talla de ropa de una persona en especial?

Quizás lo veamos próximamente gracias a los asistentes virtuales, así que Operación Bikini todo el año.