Relaciones Públicas: Los tiempos de la comunicación

túatú - El tiempo de la comunicación - 20 Junio 2012Como se ha podido ver en los últimos meses, a los políticos de todo el mundo se les ha escapado la gestión de los tiempos en la comunicación de la crisis económica y financiera. Muchos de ellos no están acostumbrados a rendir cuentas de sus actuaciones (sin ir más lejos, en España no existe una ley de transparencia que obligue a clarificar las actuaciones de los representantes públicos) o piensan que las negociaciones políticas deben hacerse en privado hasta alcanzar un acuerdo, como se venía haciendo tradicionalmente.

Por uno u otro motivo, lo cierto es que la sensación generalizada es que se improvisa sobre la marcha, presionado por los mercados, por los medios o por los ciudadanos, quienes ahora utilizan las redes sociales para manifestar su preocupación y su descontento.

Tan pronto como hay un tweet con una insinuación sobre un tema determinado, su capacidad de reproducción es tan alta que puede llevar a los medios de comunicación a publicar una nota relacionada y a los políticos a apoyar o desmentir la información.

Ante esta situación, lo que podrían hacer los responsables políticos para gestionar su comunicación es tomar las siguientes medidas:

  • Transparentar al máximo sus actuaciones. En la medida de lo posible, hacer un relato en tiempo real de las actuaciones que puedan hacer públicas.
  • Tener a un experto en comunicación online. Un especialista que conozca la potencia comunicativa de los social media y que pueda reaccionar con cierta autonomía a las informaciones que van apareciendo en internet.
  • Coordinar su comunicación al máximo. No sólo se trata de mirar hacia fuera, sino tan importante es hacerlo hacia dentro. En gran medida, la descoordinación entre todos los portavoces es lo que genera esa sensación de improvisación entre la población, los medios y los mercados.

Se trata de medidas técnicas, políticas, pero también de un cambio de cultura de gran calado que está llevando mucho tiempo y eso es justamente el recurso del que carecen los políticos hoy en día.