Relaciones Públicas: El silencio y el tiempo en la comunicación

túatú - El silencio de Mariano Rajoy - 21 Mayo 2012 Mucho se ha hablado del silencio o la poca exposición pública que el presidente español Mariano Rajoy está utilizando como estrategia de comunicación ante la situación por la que atraviesa el país.

Hay quienes critican que el presidente no se prodigue más y explique ante el congreso y los medios de comunicación las medidas económicas y financieras que está adoptando en una situación de emergencia como la actual.

Hay otros que recuerdan que el anterior presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, se "sobreexpuso" con su presencia en los medios y en el congreso, y acabó perdiendo credibilidad a los ojos de los ciudadanos.

Como todo en la vida, y más en política, siempre hay dos caras de la moneda.

El silencio puede ser una estrategia de comunicación y relaciones públicas eficaz en algunos momentos, pero tampoco es sostenible en el tiempo.

Cuando el silencio ocupa demasiado tiempo, entonces se da lugar a los rumores y una vez que éstos se instalan puede ser muy difícil (o imposible) recuperar la iniciativa de la comunicación.

Lo que puede estar ocurriendo es que se espere la participación de Rajoy cuando haya una buena noticia que dar o cuando haya una pésima noticia que anunciar. Es una combinación de tiempopropio y del entorno.

Mientras tanto, son los ministros quienes están encargándose de informar a la ciudadanía los planes del gobierno español y son ellos los que pueden en algún momento ser cambiados si la situación se agrava en demasía.

Se trata de un difícil equilibrio entre la estrategia y el tiempo propio, la urgencia de los acontecimientos y la demanda de propios y extraños para comunicar.