Nuevas sociedades, nuevas enfermedades...

Por Avelina Frías

La experiencia de la gripe A o virus H1N1 ha dejado de manifiesto que uno de los más grandes miedos que marcarán esta era en temas de la salud son las pandemias. Y es que incremento de la movilidad global de personas es favorecedora de la propagación y mutación de bacterias de todo tipo. De México a China, la gripe A se propagó en cuestión de días y lo mismo puede ocurrir con cualquier otro virus o enfermedad que irrumpa en el escenario mundial. Algunos investigadores tienen el punto de mira en las masivas peregrinaciones musulmanas a la Meca como posible foco de infección, mutación de virus o enfermedades del tercer mundo.

Bajo estas condiciones el pánico colectivo, además de ser instrumento de las debilitadas instituciones para recuperar el control social, es sin duda un generador ansiedad, de la que ya hemos hablado y que además se está convirtiendo en una arma silenciosa y peligrosa para nuestra salud física, provocando otro de los grandes males de nuestro tiempo; la obesidad.

El incremento global de la obesidad es otro tipo de pandemia permanente que ha incrementado la incidencia de diabetes tipo 2, asociada a complicaciones que aumentan el riesgo de problemas cardiovasculares y cáncer.