Hablemos del Social Computing

socialnetwork2

Por Avelina Frías

Una de las tendencias recientes en el mundo de los negocios es sin duda la denominada computación social o informática social, la cual se ocupa de la interacción entre la conducta social y los sistemas computacionales.

Este concepto, que aún parece complejo de entender, en su sentido más amplio se relaciona con el apoyo de cualquier tipo de conducta social en (o a través) de sistemas informáticos y se basa en la creación o recreación de los contextos sociales a través del uso del software y la tecnología.

Rawn Shah, miembro del equipo que ha puesto en marcha el sofware social en IBM, que ha ayudado a mejorar la productividad de los empleados a través de un software social, explica en el libro Social Networking for Business, que en el mundo de los negocios de hoy, los problemas que se resuelven a través de la computación social son a menudo difíciles o imposibles de resolver usando sólo análisis y cálculos a través de un software. ¿Hay problemas que requieren ingenio y un pensamiento asociativo, relaciones, confianza entre las personas y un conocimiento subjetivo.¿

Y es que el papel de la computación social es apoyar la forma en la que las personas pueden interactuar y marcar pasos para que trabajen libremente en determinados problemas. El software ayuda a los usuarios a comunicarse y dar seguimiento de sus interacciones y relaciones, a escoger y tomar decisiones colectivamente y, a filtrar los resultados de negocio dentro de los vastos contenidos y mensajes que se producen de estas interacciones.

Sin embargo, no todas las aplicaciones de software sociales soportan todo tipo de computación social (Facebook, Twitter, blogs, grupos, Wikis). El software es sólo una herramienta necesaria, pero la computación social también depende de factores humanos, como que las personas realicen las tareas, que interactúen entre ellos y que se les motive a participar.

En definitiva, la computación social es un elemento clave para los negocios colaborativos ya que están soportados no sólo por una infraestructura TI, sino también por una cultura de interacción.