Employer Branding: el valor de la entrevista personal

test psicotécnico

Tradicionalmente, el factor que más se ha valorado a la hora de contratar a un nuevo empleado es el de la entrevista personal. También por parte de quienes buscan trabajo se trata de uno de los elementos clave, y es habitual encontrar consejos en Internet sobre cómo superarla con éxito (incluso se imparten cursos para ello, de la misma manera que se hace, por ejemplo, para enseñar cómo elaborar un buen currículum). Sin embargo, ya hace algún tiempo que muchas empresas están cambiando el chip. La entrevista personal tiene un gran valor, cierto, pero no debe ponerse por encima de otras maneras de evaluación.

Los tests de personalidad, psicotécnicos y las dinámicas de grupo también dan a conocer con rapidez muchas facetas del entrevistado. Por ello, son herramientas que en algunos casos se utilizan con mayor frecuencia, o tienen mayor peso, que el mero hecho de una conversación estandarizada entre el candidato y el empleador. Expertos en recursos humanos y en employer branding reconocen que las entrevistas personales deberían ser un complemento de otra clase de herramientas, en lugar de limitarse a ser, con frecuencia, el único mecanismo para conocer a un aspirante.

Los roleplays, por ejemplo, en los que se sitúa al candidato frente a una situación típica del puesto y nos muestras cómo le hace frente, son una buena manera de combinar, por una parte, esas preguntas tan conocidas que surgen en cualquier entrevista, y al mismo tiempo evaluar aspectos que pueden ser más subrepticios: su manera de enfrentar una crisis, su conocimiento real de las herramientas que se piden en el trabajo en cuestión, etc. Como empleadores, debemos dedicar algunas horas a planificar una estrategia de selección que se salga de los cauces establecidos (sin caer en la excesiva complicación) y nos aporte los datos que necesitamos.