Educación: la mejor inversión en tiempos de crisis

Por Avelina Frías

Datos de la Organización para el Desarrollo y Cooperación Económica (OECD) aseguran que las economías europeas se recuperarán lentamente en el 2010, sin embargo, el panorama del desempleo no es nada alentador ya que podría llegar a su cifra más alta desde 1945. Algunos países como España, Irlanda, Francia, Alemania y Polonia podrían superar la tasa del 10% de desempleo en la población económicamente activa.

La revista The Economist publicó en este mes un artículo en el que su editor John Peet hace un análisis del desempleo en Europa en el que asegura que la inversión en la formación de los trabajadores podría ayudar a resolver la problemática que afecta a más de 57 millones de personas.

John Peet recuerda que la última vez que hubo un problema tan grande con el desempleo en Europa fue a principios de 1990, y que fue gracias el periodo de bonanza de los últimos 15 años que se pudo reducir esa cifra. En aquel entonces, la caída del empleo facilitó cambios en las regulaciones del mercado laboral que ayudaron a reducir el número de parados así como hacer las economías más competitivas, pero en el 2010 Äì el autor afirma- esta tendencia se revertirá y cualquier reforma laboral será muy complicada.

¿Los gobiernos no serán capaces de debilitar más las leyes que protegen el empleo. La mayoría de estos países tendrán dificultades en el manejo de sus déficits presupuestarios. No van a poder resolver los problemas del sector privado con el dinero público.¿

En el artículo titulado ¿Europa no está trabajando¿ el editor de The Economist afirma que los gobiernos europeos están tentados a seguir viejas y malas prácticas políticas para enfrentar el desempleo, como lo que  hicieron en 1980 cuando promovieron las jubilaciones tempranas, redujeron la semana laboral, promovieron empleos a tiempo parcial y reordenaron las cifras del paro con el pago de incapacidades.

Para John Peet, la mejor respuesta al desempleo no es más regulación, tampoco lo es la prejubilación o el maquillaje de las cifras sino la formación. La formación continua para las personas que se han quedado en el paro es una inversión que permite la especialización, un contacto permanente con el mercado laboral y la vía más accesible para la reincorporación laboral para cuando la crisis acabe. El autor pone como ejemplo las políticas adoptadas por los países Nórdicos, que ante todo, buscan la protección y la educación continua de los trabajadores. Estas medidas dice- son inversiones en capital humano que a largo plazo generan crecimiento, productividad y por lo tanto, más empleo.