Creatividad: Publicidad en tiempos de crisis: Yes, we can

túatú-Creatividad: Publicidad en tiempos de crisis

La publicidad debe sorprender, divertir a veces, pero sobre todo convencer, ese es su principal objetivo. El espectador sabe discernir, dentro de un atractivo y sugerente envoltorio publicitario, la verdadera utilidad (si es que la tiene) de los productos y/o servicios que se le ofrecen.

El humor en la publicidad es necesario, y para no caer en el ridículo más absoluto es necesaria una buena dosis de talento y creatividad, pero hoy en día, con el ánimo rozando mínimos, en tiempos de crisis (económica, de valores o reputación), los potenciales clientes de nuestros productos necesitan algo más que un mensaje simpático, buscan un mensaje de optimismo que les haga recobrar la ilusión.

Existe un error muy común dentro de las campañas de marketing, se ve muy frecuentemente en medios como landing pages, en las que el mensaje a transmitir se argumenta vagamente, o con razones de poco peso, y se acompaña siempre de imágenes de personas muy felices, instantáneas de lugares que representan el equilibrio interior y la calma espiritual, pero definitivamente imágenes que lejos de despertar el ánimo carecen de todo crédito, se toman como un elemento de sugestión, un juego de seducción al que no se quiere sucumbir.

El espectador de hoy necesita que le lancen señales enérgicas y llenas de positivismo, que acaben con su labilidad emocional. Los pasados comicios electorales en EE.UU. en los que un optimista e ilusionado abogado y senador afroamericano acuñó un rotundo "Yes, we can", facilitó a la ciudadanía el hecho de escoger una alternativa que les mostrara el verdadero argumento motivacional frente al desánimo instalado en una población curtida y escarmentada en desengaños.