Creatividad: Diseño web de imagen corporativa, más decisivo de lo que creemos

túatú-Creatividad: diseño web de imagen corporativa

El prestigio de un negocio viene marcado por la forma en la que finalmente es capaz de conseguir la satisfacción de sus clientes. No obstante, cuando estos no nos conocen todavía, si nuestro proyecto empresarial se sustenta bajo una identidad digital, algo que ocurre con muchísima frecuencia, queda claro que el primer aval con el que cuenta nuestra marca es la impresión que proyecta su diseño web corporativo, resultando decisivo, casi siempre, a la hora de aumentar el índice de confianza de potenciales clientes.

¿Cómo proyectar un diseño web atrayente, además de confiable? Para que una web !entre por los ojos! es preciso, primero, que toda en su conjunto tenga un aspecto visual acorde a lo que se quiere transmitir. No es igual el planteamiento de la web de un personal shopper que el diseño web de un laboratorio farmacológico o el de un bufete de abogados. Tipografía, colores (color de texto y enlaces, menús, cabecera,!), imágenes (calidad y tamaño), incluso los propios contenidos (formalidad en el tono, lenguaje coloquial) distinguen a las claras el trabajo bien hecho de un simple trámite.

Pero es necesario, además, desmarcarse del resto. Si nos fijamos en muchas webs muchas de ellas delatan una falta de creatividad evidente ya que parecen calcadas unas de otras; todas emplean las mismas imágenes (idénticos monigotes, similar iconografía, las mismas personas sonrientes,!), incluso un texto muy parecido (!nuestros clientes satisfechos nos avalan!, !servicio personalizado!, !somos un equipo joven y dinámico!,!), repitiendo tópicos que finalmente no llegan a descubrir la verdadera filosofía de la empresa o su elemento de distinción, aquello por lo que el visitante debe decidir que ese proyecto merece una oportunidad frente a la competencia.

Cuidado, así también, con manejar adecuadamente en dicho medio la imagen de los profesionales muy jóvenes. A la hora de describir a una empresa compuesta por este colectivo hay una delgada línea que es muy fácil traspasar y que suele crear confusión. El hecho de ser joven y profesional (tener energía, ideas innovadoras y frescura) no es lo mismo que resultar !guay!, algo que automáticamente suele traducirse en inexperiencia, informalidad, irresponsabilidad, incluso irreverencia, lo que irremediablemente acaba por no generar confianza en según qué segmentos y puede relegarnos a un solo público objetivo.

Fijarnos en el modelo web de otros es, muchas veces, el mejor modo de captar las fórmulas que funcionan y las que definitivamente son un error de base.