logo-tuenti

Por Asier Vázquez

Confieso que hasta el momento en el que debo redactar esta pieza sobre la accesibilidad de la red social Tuenti no tenía perfil en ella, y por tanto desconozco cómo está configurada y qué herramientas pone al alcance de sus usuarios. Bien es cierto que intuyo que, groso modo, será parecida a su hermana mayor, y que por tanto tendrá unas carencias parecidas.

Así que una vez recibida en mi correo la invitación, me dispongo a entrar en la web y rellenar los campos pertinentes para poder configurar mi cuenta. Cuál es mi sorpresa cuando tras introducir sin dificultades nombre y apellidos, correo electrónico, clave etc, al llegar a los campos de fecha de nacimiento, país o universidad etc, aunque utilice el cursor para modificar y ajustar estos datos, ignoro si por la interacción de la web con el Jaws o no, no es posible. Es importante resaltar que en general este tipo de campos de datos personales suelen ser inaccesibles en casi todas las webs que puedo recordar.

Pero esto es solo el principio. Porque después Tuenti solicita que escriba los famosos códigos capcha, que, como el lector ya habrá podido deducir, no son visibles para el Jaws. Tengo entendido que existe algún programa capaz de hacerlo, pero no puedo comprender cómo empresas con webs tan importantes como esta no son capaces de habilitar medidas de seguridad más accesibles que esta, solventables sin necesidad de hacerse con programas específicos.

Salvada la dificultad del capcha y los datos personales gracias a un amigo, entro en la página de inicio de Tuenti, introduzco mi nombre y mi clave, y espero. Y ocurre lo que tantas otras veces ha ocurrido. Es decir, que el Jaws queda silenciado durante más de un minuto, sin dar la sensación de que vaya a empezar a hablar y a describir la página que se está cargando.

Conclusión: no tengo más remedio que apagar el equipo a las bravas y volver a encenderlo porque el lector de pantalla no responde, abrir el Explorer y cruzar los dedos porque no vuelva a ocurrir el proceso descrito. Vamos con el segundo intento!

Pero nada cambia y el Jaws vuelve a colapsarse y tengo que apagar el ordenador una vez más. La web parece muy pesada. Quizá con un equipo más potente o con otro lector de pantalla, me refiero al de Linux o el de Mac, la cosa sería algo diferente. Pero incluso así nada me hace pensar que una vez dentro del perfil de la red social la cosa vaya a cambiar o ser razonablemente sencilla.

Como el lector puede imaginar, la frustración que este tipo de barreras y contratiempos técnicos causan es grande. Tuenti parece no estar pensado para internautas como yo. O acaso sea que con ser un usuario medio con un ordenador con varios años de uso no basta!